San Bauzille de la Sylve (34): Nuestra Señora del Domingo

Origen

Estamos en 1873, el 8 de junio, domingo de la Trinidad, en un pequeño pueblo del sur de Francia (cerca de Montpellier).

Augusto Arnaud ha estaba trabajando en su viñedo desde las 05 de la mañana. Alrededor de las 7:30, la Virgen María se le aparece y le pide que construya una cruz.  Augusto  entonces hace una cruz de madera en el lugar que Ella le ha indicado.

El 8 de julio de 1873, en una segunda aparición, la Virgen María le divr a Augusto, en el patois de la región:

"No trabajes los domingos" y continuó:

"Dichoso será  aquel que crea e infeliz quien no quiera creer, debes ir a Nuestra Señora de Gignac en procesión, serás feliz con toda tu familia".

María luego le entregó el rosario  que traía en su mano izquierda, y bendijo a la multitud con su mano derecha, diciendo:

"Que se canten himnos".

Augusto continuó su vida como viticultor tras convertirse en un ferviente cristiano y murió a la edad de 93 años.

Posición de la Iglesia

Después de una larga investigación, Mons. De Cabrières autorizó, en 1879, la construcción de un santuario en honor a la Virgen María.

A esto debería agregarse todo lo que el Magisterio de la Iglesia enseña (y repite) sobre el domingo (ver las notas a pie de página).

___________________________________

Fuente: nouvelle évangélisation