Benín

Una historia valiente, mariana desde el principio

La evangelización de Benín comenzó con los esclavos africanos de Brasil que regresaron a sus hogares; con ellos comenzó  también el culto mariano, era en el siglo XVII. Estos cristianos tenían un gran amor por la Inmaculada Concepción y se reunían todos los sábados para rezar el rosario, las letanías y la Salve, en portugués desde que volvieron de Brasil.

En 1658, diez misioneros españoles desembarcaron en el Golfo de Benín, con un catecismo dedicado a la concepción misma de María, en español y arda. Pero fueron recibidos  más como colonizadores que como portadores del Evangelio. 3 misioneros murieron enfermos y los otros 7 recibieron la orden de irse.

En 1842, los padres del Espíritu Santo y el Inmaculado Corazón de María reanudaron la evangelización, llegaron a Ouida y consagraron a la Virgen toda la costa oeste de África. Esta evangelización pudo respetar el carácter agrícola de la economía local, en Akatara, las grandes celebraciones marianas también representan una oportunidad para bendecir el trabajo agrícola (como es el caso en la Iglesia Asirio-caldea desde la antigüedad) ).

Espiritualidad indígena y universal

Benín dio a la Iglesia Universal el cardenal Bernardin Gantin, prefecto de la Congregación para los Obispos y decano del colegio de cardenales.

Benín también ha dado grandes poetas que cantaron a María de una manera muy profunda. Les ofrecemos una canción popular, no conocemos al autor, pero es una maravilla desde todo punto de vista, donde la historia vivida en esta región llega a todos los pueblos.

Se notará, en particular en Porto Novo y Ouida, que la Iglesia Católica en este país tiene una gran apertura ecuménica e interreligiosa.

 ____________________

 Attilio GALLI, Madre della Chiesa dei Cinque continenti, Ed. Segno, Udine, 1997, p.609-623