Rusia

El cristianismo ruso, predominantemente ortodoxo, ha venerado durante más de un milenio a muchos íconos sagrados de la Virgen María, siempre milagrosos, ya que son una presencia de la Virgen María y su divino Hijo Jesús. Los más conocidos, venerados no solo por el pueblo ruso sino en todo el mundo, son los de Nuestra Señora de Vladimir (Moscú) y Nuestra Señora de Kazán (Kazán).

En la historia reciente, debemos hablar del ícono de Kolomenskoye (Moscú), que representa a la Virgen María con su Hijo y en la posición  de una reina. Este ícono fue redescubierto en 1917, poco antes de las apariciones de Fátima, donde, el 13 de julio de 1917, la Virgen de Fátima le dio al mundo este fuerte mensaje de esperanza: "Finalmente, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y al mundo se le otorgará un cierto tiempo de paz "...? Este mensaje se puede entender mejor hoy, después de 70 años de gobierno comunista y el final de las persecuciones.

Rusia es también el sitio de un misticismo reciente, que desde San Petersburgo hasta Altai renueva la visión del mundo y de la sociedad.