La oración a María

María ha sido honrada y venerada por todos los pueblos, en todos los tiempos y de todas las maneras. Ella está presente en la liturgia de las Iglesias cristianas, en la espiritualidad de los santos y de los religiosos, en la devoción de una gran cantidad de la población.

Acá se descubrirá cómo desde el inicio de la Iglesia, en el universo entero, las naciones y los santos la han glorificado, con una sorprendente variedad de oraciones y expresiones de su piedad filial, más que a ninguna otra criatura, tal  como Ella lo había profetizado :

"Todas las generaciones me llamarán bienaventurada"