¿Qué sabemos sobre Nazaret en el año 0?

Con una población de apenas unos 60.000 habitantes, de la cual entre el 30 y el 35 por ciento son cristianos, Nazaret es hoy en día la ciudad árabe más importante de Israel.


Y es gracias a la narración donde se menciona por primera vez  la Anunciación a María por el Arcángel Gabriel, que esta pequeña ciudad de Galilea se hará famosa en el mundo entero.

Las pruebas arqueológicas indican que se trataba de una aldea agrícola de solo doscientos habitantes. Esto probablemente explique por qué no hay referencias anteriores y por qué el pueblo no se menciona entre las 45 ciudades de Galilea enumeradas por el historiador judío de la época, Flavio ​​Josefo, o entre las 63 ciudades de La Galilea mencionada en el Talmud.
Sin embargo, no es porque el pueblo sea de un tamaño insignificante que Natanael de Caná lanza al apóstol Felipe, la frase que se volvió famosa:


"¿Puede salir algo bueno de Nazaret?" (Juan 1:46)...


De hecho, por modesto que sea el pueblo de Nazaret, seguramente vivieron allí algunas familias de gran linaje porque ofrece dos peculiaridades:


• La presencia de una "tumba del Justo" al estilo de las familias nobles de la época: lo cual prueba que Nazaret no era solo un pueblo de simples agricultores;
• La presencia de vestigios que se cree son los de la "casa de María": la casa conservada en Loreto, que parece corresponder a la de Nazaret, es una casa hecha en piedra de buena calidad, que no podían poseer los aldeanos más modestos ...


¿A quién, entonces, podría pertenecer esta casa y esta tumba, si no a personas de cierto linaje?
Cabe señalar  que el término arameo "Nazor" o "Nazir" significa "príncipe", "corona" o "tonsura", y que los nazarenos eran personas de gran linaje, es decir, consagradas a Dios ( tonsurados, que solo tenían una "corona" de cabello). Ahora bien, en Nazaret vivían los descendientes de la rama del norte, de la ilustre familia del Rey David... (incluidos José y María). Se sabe también que la descendencia davídica del Norte, que había reinado sobre Israel en los siglos pasados, había sido derrotada en la época de los macabeos porque no habían escogido a los líderes de la nación hebrea en esa familia real. Y el lugar donde modestamente se habían retirado los herederos de esta familia principesca eliminada fue llamado Nazaret.


La observación de Natanael sobre Nazaret (Jn 1:46) se vuelve así más clara: no se trata de la insignificancia de la aldea, sino del fracaso de sus ilustres habitantes, de una línea davídica “fracasada” que vivía ahí retirada de los pasillos de un poder perdido: entonces… “¿qué bueno podía salir de Nazaret…?