Datos generales sobre el icono

El taller:

Históricamente los  iconógrafos se reagruparon en "talleres", como los Compagnons  de la Edad Media, no sólo para recibir una enseñanza o poder "prácticar" mejor  la abnegación, en la humildad y el verdadero anonimato, sino especialmente para que el pintor de iconos aislado no cometiera errores dogmáticos. La reagrupación permite una cierta verificación y obediencia a la Tradición, es decir, a aquellos que nos han precedido en la Verdad. El iconógrafo no puede ser caballero solo: por eso, también el iconógrafo recibe su "ministerio" de la Iglesia. Es dentro de la comunidad eclesial que cumple plenamente su función. El pintor de iconos no es un artista ni un artesano independiente; él ejerce un ministerio de la Iglesia.

La materialidad del icono:

Todos los materiales provienen del mundo mineral, vegetal o animal. Están llamados a participar en la transfiguración del cosmos.

La placa se cubre con un fondo cubierto y de un recubrimiento llamado levka, del  ruso, y formada de un adhesivo mezclado con  polvo de piedra blanco (alabastro o cal).

El procedimiento de pintura de la antigüedad, la pintura al esmalte fueron abandonados y reemplazados a partir del siglo VIII por el temple de huevo, llamado témpera.

En general, el oro cubre los fondos (finas láminas de oro puro) y enfatiza el volumen del vestuario (escotillas finas: la asiste).

Antes de exponerse al polvo y las velas, el ícono es cubierto con un recubrimiento llamado olifa, preparado a base de aceite de linaza.

El icono es el signo de una presencia invisible:
El icono siempre recibe un nombre que lo enviste de una presencia.

Las formas arquitectónicas, las montañas y la vegetación que forman el fondo están siempre subordinadas a las personas que ocupan el primer plano.

Lejos de expresar el movimiento físico, los pliegues de la ropa revelan el ritmo espiritual del ser.

Los personajes fluyendo de luz. El icono ignora las sombras.

El ícono es el signo de una presencia invisible. Ella puede ser figurativa cuando representa las características de un santo, pero la dimensión espiritual domina. El cuerpo no tiene nada de carnal, y por lo tanto nada es putrescible. Evacuados, la carne da paso a un cuerpo transfigurado lleno de energías divinas.

Si el icono anuncia la alegría del mundo, el ascetismo ambiental imprime un toque de tristeza. La alegría de la Pascua es inconcebible sin la Pasión, al final de la cual Cristo resucita.

La parte inferior del ícono se llama "luz", por lo general se hace uso del ocre u de hojas de oro.

El oro no existe en la naturaleza por lo tanto simboliza la luz increada, que enviste a la criatura, la transfigura y le permite en anticipo degustar el paraíso.

El fondo dorado forma una barrera opaca que el ojo no puede penetrar, la presencia de Dios se manifiesta así en su dimensión misteriosa.

El oro simboliza el fuego de la oración.

A veces los iconos tienen un fondo rojo. El rojo representa el fuego ardiente que contiene las energías divinas, que anima a las criaturas y les infunde vida. También es una alusión a la sangre de Cristo derramada para salvar a la humanidad.

La cara domina todo:
Los antiguos griegos llamaron al esclavo aprosopos, es decir, el que no tiene cara. Sin embargo, encadenados (aprosopos) como estábamos por el pecado, al tomar una cara humana, Dios nos restituye un rostro a su imagen. 

Hora y lugar:

Todos los tiempos y todos los lugares pueden encontrarse en el mismo punto. El tiempo prisión y el espacio prisión no tienen lugar aquí. El icono de la Natividad es un ejemplo perfecto. La escena descrita se realiza frente a la gruta, nunca dentro. El iconógrafo enfatiza de esta manera que el evento va más allá del lugar histórico y el momento de su realización.

El icono, imagen purificadora:

"La lámpara del cuerpo es tu ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo es luminoso; pero tan pronto como él se enferma, tu cuerpo también se vuelve oscuro. ¡Mira, entonces, si la luz en ti no es oscuridad!  Así que, si todo tu cuerpo está luminoso sin ninguna parte de tinieblas, será completamente luminoso, como cuando la lámpara te ilumina con su brillo. "
(Lc 11:34)

El icono purifica y enseña a desarrollar la apariencia interior.

El icono es una imagen de un mundo no desencarnado (en el sentido de que  negaría la creación), pero transformado, transfigurado, vuelto transparente por una espiritualización que abarca todo el cosmos.

El icono de Cristo, su Rostro, "no hecho de manos humanas", está a la base de todas las representaciones del rostro humano.

Este rostro de Dios hecho hombre sacraliza los otros rostros.

En su condición de representación de la Realidad trascendente, el ícono llena nuestra visión de un universo de belleza.
________________________________________

Fuente:

Michel Quenot, L'icône, fenêtre ouverte sur le Royaume, Cerf, Paris 2001, p. 99-118, et 171-172.

Olga Popola, Engelina Smirnova, Paola Cortesi, Les icônes, Solar, Paris 1996, p. 53-61 

Pages Orthodoxes