Marta Robin (1902-1981)

Infancia y adolescencia:

Marta nació en Châteauneuf-de-Galaure (Drôme) el 13 de marzo de 1902, en el seno de una familia de campesinos modestos. Fue al colegio hasta los 13 año y al catecismo; aunque la región estaba fuertemente marcada por el anticlericalismo.

En noviembre de 1918, la joven adolescente tiene una caída en la cocina de la casa y permanece inmovilizada en la cama hasta  en 1921. Pasado  este período un poco misterioso, la Virgen María se le aparece por primera vez y la salud de Marta mejora.

Marta, los santos del Carmelo y la Tercera Orden de San Francisco

Las pruebas se multiplican y disuaden a Marta de ingresar al Carmelo, pero permanece marcada durante toda su vida por la espiritualidad de Teresa de Ávila y Teresa de Lisieux.

Se dispone a participar como paciente en la peregrinación diocesana de Lourdes cuando se entera de que otra paciente también desea  ir; ella le cede su lugar. Después de esta renuncia, ella siente una gran paz interior y, el 15 de octubre de 1925, en la festividad de santa Teresa de Ávila, pronuncia su acto de abandono a la voluntad de Dios (le entrega a Dios su memoria, su inteligencia, su voluntad. su cuerpo y sus sentidos, su mente y sus facultades, su corazón y sus sentimientos).

Más tarde, Teresa de Lisieux se le aparece tres veces y le anuncia que debe continuar su misión en el mundo.

El 25 de marzo de 1928, sufre de una parálisis de las piernas: Marta permanecerá en cama   de por vida.  El 2 de febrero de 1929, la parálisis se extiende a brazos y manos: Marta sufre constantemente,  no puede comer, beber ni dormir;  vive solo de la eucaristía.

Por consejo de un sacerdote capuchino, entró en la Tercera Orden de San Francisco y recibió en 1930 la consagración de las vírgenes.

Marta y la compasión

El 2 de octubre de 1930, Marta es estigmatizada; a partir de ese momento revive la pasión de Jesús todos los viernes.

Marta no hablaba de sus estigmas; solo dijo que Jesús le había  pedido que fuera "como él".

Quienes la conocen la llaman "Martita", pues era tan humilde... Ama la humildad porque ella le mereció el apoyo de Jesús.

"Todos nuestros sufrimientos, Jesús los comparte. Todas nuestras cruces, él las quiere hacer florecer. "

Marta y Maria

Marta descubrió el incomparable papel de María por medio  de  la  Santísima Trinidad: "La Trinidad espera de los labios de su amada su respuesta virginal para depositar en ella el Aliento que la anima eternamente". Este sorprendente atajo lleva a Marta, en la línea de san Luis-María Grignion de Montfort, a renovar todos los días y recomendar encarecidamente "la consagración a Jesucristo, la Sabiduría encarnada, a través de María".

Marta, crucificada con Jesús, recibió de él a María como Madre. Todos los viernes, antes del final de la "Pasión", María se le aparecía, al pie de su diván. Marta dejaba de hablar y le decía al padre Finet: "Padre, ha llegado mamá".

La presencia de Marta en el mundo

Tras animar a su párroco, León Faure, a fundar una pequeña escuela que abrió sus puertas en 1934, Marta recibió de Dios un vasto proyecto que confió a un sacerdote de Lyon, Georges Finet, que vino a traerle una pintura de María Mediadora de Todas las Gracias.

El 10 de febrero de 1936 (primeras vísperas de Nuestra Señora de Lourdes), ella le pide "de la parte de Dios" la fundación de un primer Foyer de Charité (Hogar de Caridad). Animado por sus superiores y el obispo de Valencia, monseñor Pic, G. Finet predica el primer retiro espiritual en Chateauneuf del 7 al 13 de septiembre de 1936.

Marta acoge cada vez más personas, recibe a niños y ancianos, ateos y fervientes cristianos, ricos y pobres, trabajadores manuales y estudiantes, obispos, fundadores de comunidades, políticos, personas casadas y divorciadas, e incluye a los enfermos. Marta escuchaba mucho porque amaba. ¡Ah, cuán queridos somos para el corazón de Jesús!

Los Hogares de caridad

Los  Hogares de la Luz, la Caridad y el Amor ponen de relieve la importancia del sacerdocio místico de los cristianos y el de la vida comunitaria en la Iglesia.

Un "Hogar de Luz, Caridad y Amor" es una comunidad de  bautizados que, alrededor de un sacerdote, comparten sus bienes materiales, intelectuales y espirituales, como en los primeros días de la Iglesia. La actividad principal es difundir las enseñanzas de la Luz del Evangelio a través de retiros espirituales durante cinco días completos.

El resplandor de Marta se extiende más allá de los Hogares.
________________________________________
Raymond PEYRET, "Robin (Marta)" en el Diccionario de Espiritualidad XIII, Beauchêne París 1988, col 833-836