El Santo Cura de Ars (1786-1869)

Nacido el 8 de mayo de 1786 en Dardilly, cerca de Lyon, en el seno de una familia de agricultores, Jean-Marie Vianney conoce una infancia marcada por el fervor y el amor de sus padres. El contexto de la Revolución Francesa, sin embargo, influirá fuertemente en su juventud: hará su primera confesión al pie del gran reloj, en la sala común de su casa natal, y no en la iglesia del pueblo, y recibirá la absolución de un sacerdote clandestino.

Dos años más tarde, hace su primera comunión en un granero, durante una misa clandestina, celebrada por un sacerdote refractario. A los 17 años, eligió responder al llamado de Dios: "Me gustaría ganar almas para Dios", le dijo a su madre, María Béluze. Pero su padre se opone durante dos años a su proyecto, porque las manos faltan en la casa paterna.

Seminarista y desertor

Comenzó a los 20 años a prepararse para el sacerdocio con el abad Balley, Cura de Écully. Las dificultades lo harán crecer: pasa del abatimiento a la esperanza, va en peregrinación a Louvesc, a la tumba de San Francisco Regis.

Se vio obligado a desertar cuando fue llamado a entrar en el ejército para luchar durante la guerra en España. Pero el abad Balley lo ayudará durante esos años de pruebas. Ordenado sacerdote en 1815, fue el primer vicario de Écully.

Llegada a Ars

En 1818 fue enviado a Ars. Allí, despierta la fe de sus feligreses a través de sus prédicas y especialmente por medio de  su oración y su forma de vida. Se siente pobre en la misión que debe cumplir, pero se deja llevar por la misericordia de Dios. Restaura y embellece su iglesia, funda un orfanato: "La Providencia" y se ocupa de los más pobres.

Confesor

Muy pronto, su reputación como confesor le atrae muchos peregrinos que vienen a buscar por su medio el perdón de Dios y la paz del corazón.

Asediado por muchas pruebas y luchas, él mantiene su corazón arraigado en el amor de Dios y sus hermanos; su única preocupación es la salvación de las almas. Sus catecismos y homilías hablan sobre todo de la bondad y la misericordia de Dios.

Sacerdote  que arde de amor ante el Santísimo Sacramento, todo entregado a Dios, a sus parroquianos y peregrinos, muere el 4 de agosto de 1859, después de haberse entregado hasta el final al Amor. Su sentido de la pobreza no se extinguió nunca. Sabía que un día moriría como un "fiel servidor del confesionario".

La duda

Había intentado escapar tres veces de su parroquia, creyéndose indigno de la misión de Parroco, y pensando que era más una pantalla de la bondad de Dios que un vector de su Amor. La última vez fue menos de seis años antes de su muerte. Se quedó atrapado en medio de la noche por sus feligreses que habían tocado el timbre de alarma. Luego regresó a su iglesia y comenzó a confesar a la una en punto de la mañana. Él dirá al día siguiente: "Me comporté como un niño". En su funeral, la multitud contaba con más de mil personas, incluido el obispo y todos los sacerdotes de la diócesis, que vinieron a rodear a aquel que ya era su modelo.

Patrono de todos los párrocos

Beatificado el 8 de enero de 1905, fue declarado el mismo año, "patrono de los sacerdotes de Francia". Canonizado en 1925 por Pío XI (el mismo año que Teresa del Niño Jesús), será proclamado en 1929 "patrono de los Párrocos del mundo entero". El Papa Juan Pablo II visitó Ars en 1986.

Hoy, Ars recibe 550,000 peregrinos al año y el Santuario ofrece diferentes actividades. Se abrió un seminario en 1986, que entrena a futuros sacerdotes en la escuela "Monsieur Vianney". ¡Ya que  adonde van los santos, Dios va con ellos!

En 2010, el Papa Benedicto XVI declaró un Año Sacerdotal para toda la Iglesia bajo la tutela del Santo Cura.


Fuente: sitio oficial del santuario de Ars: sanctuaire d'Ars