San Juan Bosco (1815-1888)

San Juan Bosco (1815-1888)

Desde su primera infancia, Juan Bosco aprendió de su madre (viuda) a amar, a rezarle a la Virgen María, a recurrir a menudo a Ella. A la edad de 9 años, María le mostrará el camino a seguir. Por medio de un "sueño", como le sucederá varias veces en su vida.

"Yo soy la que tu madre te enseñó a orar tres veces al día"

Él mismo lo cuenta: "Estaba en medio de un grupo de niños que estaban peleando, perjurando, maldiciéndose unos a otros. Inmediatamente traté de detenerlos usando la fuerza de mis puños. Entonces vi a una hermosa señora que me dijo: "No es así como lo conseguirás, sino con dulzura". De repente apareció un montón de bestias salvajes de todo tipo. Al ver a la Señora, todos se convirtieron en ovejas dóciles. Le pregunté quién era ella y me dijo: "Yo soy a quien tu madre te enseñó a orar tres veces al día". Ella me mostró a su Hijo y me dijo que me ayudaría.

Este es el sueño, que se ha llamado el "sueño de los 9 años" y en el que Juan Bosco comprendió, a lo largo de los años, que éste le indicaba claramente su misión. Podemos notar el lugar primordial de María. Y la misión: la de cuidar de los jóvenes pobres y abandonados.

8 de diciembre de 1841...

Don Bosco se prepara para celebrar misa en una iglesia en Turín. Hace frío. La puerta de la sacristía está abierta. Un joven de unos quince años entra para calentarse. El sacristán  al darse  cuenta que no sabe cómo servir la misa, lo expulsa dándole  con un plumero. Y Don Bosco le dice: "Recuerda que es mi amigo".

Entonces comienza un breve diálogo. Don Bosco se entera de que, viniendo del campo a buscar trabajo, este joven es huérfano, no sabe leer ni escribir, no sabe mucho sobre religión. Entonces le pregunta: "¿Sabes silbar al menos?

El hielo entre ellos se rompe. "Y si yo te enseñara el catecismo, ¿te gustaría?"

La respuesta es positiva: ¡Por supuesto! ...

Don Bosco celebra la misa a la que asiste el niño. Entonces recibe la primera lección de catecismo.

Don Bosco, consciente de que algo grande estaba comenzando, recita con todo su corazón la "Salve" y confía lo siguiente a María.

Era el 8 de diciembre, fiesta de María Inmaculada, y Don Bosco afirmó que nunca había rezado el Ave María con tanto fervor.

"Usted será su madre"

La semana siguiente a ese 8 de diciembre, el joven vuelve. Y tal como le había prometido a don Bosco, lo acompañan algunas decenas más de jóvenes, en el mismo caso que él. Después de  algún tiempo son varios cientos. Después de muchas dificultades y contratiempos, Don Bosco consigue alquilar una especie de cobertizo, que los jóvenes mismos organizan, porque la mayoría son aprendices o trabajadores de la construcción. Esta será el primer "internado". Para cuidar la ropa, la comida, la jardinería, trae a su madre, desde la campiña piamontesa. Después de caminar por la casa, ella le dijo a su hijo: "Pero aquí falta de todo". A lo que el hijo responde, mostrando una imagen de María colgada en la pared: "¡Pero Ella está aquí, Ella!". Al cabo de poco tiempo, "mamá Margarita" muere. Don Bosco se vuelve hacia María y le dice: "De ahora en adelante, eres tú quien será la madre de estos jóvenes y quién los cuidará".

Tierra del Fuego y Patagonia...

Habiendo establecido ya obras fuera de Italia (Francia, España, Bélgica...), Don Bosco piensa en enviar salesianos en misión, a tierras aún paganas. Una noche, la Virgen le muestra, en un sueño, tierras donde la fe cristiana aún no había penetrado: Patagonia y Tierra del Fuego, en el extremo sur de América del Sur. Y Don Bosco vio estos países con tanta precisión que, unos años más tarde, cuando estaba en Lyon, pudo dar una conferencia sobre estas regiones a miembros de una academia de geografía que estaban estupefactos... porque nunca él había ido a tales lugares Los salesianos fueron así los primeros en cristianizar esta parte del mundo.

Navarra

En sueño otra vez, la Virgen juega el papel principal. En 1878, una noche, le muestra  una pequeña obra que comprende dos pequeños edificios donde trabajan docenas de huérfanos que aprenden los oficios de la tierra y de la vid. Este trabajo avanzará cueste lo que cueste bajo la dirección de un sacerdote de la diócesis de Fréjus Toulon. Y Don Bosco ve la casa organizada con cada vez más jóvenes. Incluso de ahí salen algunos salesianos... (Hay que decir que durante 30 años, de 1929 a 1959, Navarra sirvió de noviciado para la provincia de Lyon) ... Menos de 3 días después, el obispo de Fréjus-Toulon escribió a Don Bosco para pedirle que tomara la casa ... Por supuesto, él aceptó sin dudarlo..

"La Virgen María: Ella lo hizo todo! ..."

Estos son sólo algunos hechos. ¡Hay muchos otros! Pero muestran la confianza de Don Bosco en María: cómo fue guiado por Ella, cómo fue su inspiración... y cómo pudo inculcar en sus jóvenes (estudiantes y religiosos) una gran devoción a la Virgen, invocándola bajo el título de "Auxiliadora de los cristianos" o "Socorro de los cristianos". Todo esto le permitió decir, al final de su vida, cuando tantos se asombraban por todas sus obras: "La Virgen María: ¡es Ella quien lo hizo todo! ..."

... incluyendo sus muchos milagros, siempre realizados a través de él. Es el fundador de la Sociedad de San Francisco de Sales (Salesianos), aprobada en 1869 y del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas). Su festividad es el: 31 de enero.