Santa Bernadette Soubirous (1846-1879)

Francisco Soubirous, el padre de Bernadette era un molinero. Casado en 1843 con Luisa Castérot, tendrá nueve hijos, mayor es Bernadette, nacida el 7 de enero de 1844.

¿Los Soubirous nunca supieron que su apellido significa "soberano"? Lo que impresiona en cualquier caso, a través de las pruebas de humildad y pobreza que será el atributo de la familia, es una dignidad constante, una caridad que permanece desplegada en la fe, incluso en la profunda miseria. Debido a que dio crédito a demasiados indigentes, pronto el molinero debió abandonar su molino y alquilarse uno por el día. Entonces, toda la familia se instala en una habitación mal ventilada que los lourdeses llaman la mazmorra. Muchos de los niños padecen de  mala salud que  conducirá a la muerte a uno de los hermanos de Bernadette, antes de los diez años de edad. Ella misma, tiene bronquios frágiles, es propensa a los ataques de asma y vivirá un tiempo con un granjero amigo, en Bartrès, para recuperar fuerzas al aire libre. Además, en la “mazmorra" no comían todos los días…

A pesar de su obediencia que la hace cumplir con docilidad los trabajos que se le puedan encomendar, desde muy temprana edad tiene una voluntad perseverante. ¿Qué importa el aire del campo? Ella sabe lo que quiere: ir al catecismo, para poder recibir la comunión. Entonces, habiendo informado a su padre, deja Bartrès, regresa a la "mazmorra" y valientemente, en medio de los ataques de asma, realizará a los catorce años, entre compañeros más jóvenes, las lecciones del catecismo parroquial.

El 11 de febrero de 1858, en Massabielle, en un recodo de la roca, ve una señora muy hermosa...

Estamos a principios de 1858, dos meses antes de la primera comunión de Bernadette, que todavía no sabe leer ni escribir, este es el momento elegido por la Virgen para venir a la gruta. Ese 11 de febrero hace frío. Bernadette tiene gripe, pero aún así va con su hermana Toinette y su amiga Jeanne a buscar leña al campo. Al llegar al lugar por donde el río Gave corre a lo largo de una cavidad rocosa llamada "Massabielle", las chicas se detienen: hay algunas ramitas alrededor de la cueva, al otro lado Jeanne y Toinette se quitan los zapatos y cruzan el torrente. Como Bernadette tiene un resfriado, primero duda, pero luego se decide.

Antes de que terminara de quitarse los calcetines, oyó soplar el viento desde la cueva. Luego, volviendo la cabeza, ve en un recodo de la roca a una señora, muy joven (quince o dieciséis años) y  muy hermosa, que hace el signo de la cruz y le sonríe. De entrada, Bernadette se sorprende, cae de rodillas y, en presencia de la aparición, reza su rosario. "Cuando terminé (...), ella me indicó que me acercara, pero no me atreví. Luego, de repente, desapareció. Presionada por su hermana que de un poco más lejos la vio arrodillarse, Bernadette finalmente confiesa su sorprendente aventura y le pide a Toinette guardar el secreto, quien no lo hará y contará todo, esa misma noche en familia.

25 de marzo de 1858: "Soy la Inmaculada Concepción", le confía la Virgen María.

Alrededor de unas quince apariciones tendrán lugar entre  el 11 de febrero y el 25 de marzo, cuando finalmente la "bella señora" revelará su identidad. Mientras tanto, por temor a los rumores, sus padres quieren mantener a Bernadette en casa; el fiscal la amenaza, por perturbar el orden público; en cuanto al sacerdote Peyramale, no se aplacará hasta después de la revelación de su nombre, por la propia Virgen: "Soy la Inmaculada Concepción". Al escuchar esta expresión aún inusual entre los teólogos de la época, reportada por la boca de Bernadette, la ignorante, el sacerdote se convierte; el 25 de marzo, comienza a creer.

La multitud afluye de toda Francia y más allá de las fronteras,  llega a Lourdes para recibir el mensaje de la Madre de Dios que consiste en dos peticiones esenciales, que Bernadette tiene como misión de transmitir al mundo: la oración por los pecadores y la conversión con espíritu de penitencia. María vuelve incansablemente a esta doble exigencia: la oración y la penitencia. Cuando sabemos que la mayor de las victorias de Satanás es hacer que el hombre pierda el sentido del bien y del mal, es decir, el de su propia responsabilidad, medimos el alcance de esto. La insistencia de María en recordar la gravedad del pecado,    a la entrada de un siglo veinte que a veces incluso no reconoce sus raíces.

La última aparición tendrá lugar el 16 de julio de 1858 y será, como la primera, en silencio. Alrededor de Massabielle ya se mencionan varios milagros. En casa de los Soubirous, la vida se vuelve imposible: las visitas son innumerables, muchas personas de buena voluntad intentarán hacer la caridad "dándole algunas  monedas" a uno u otro miembro de la familia que se defiende como puede y no acepta nada Por guardar un céntimo  de alguien que le pidió agua de la gruta, el hermano pequeño recibió una bofetada de su hermana con la orden de devolver el dinero.

¡Una personalidad fuerte, una obediencia a toda prueba!

Si nuestra primera reacción no nos pertenece, "la segunda sí nos pertenece", dirá. Para evitar la curiosidad, la ingresan en el hospicio de Lourdes donde la religiosas, en 1860. Allí, por primera vez, ya a los dieciséis años, Bernadette está en la escuela, en una clase real donde finalmente aprende a leer y escribir Ciertamente, su recuerdo, cuando ora, impresiona mucho a sus compañeros, pero en el fondo es muy juguetona, incluso traviesa. Dotada de una alegría vital y de una autoridad natural, atrae la amistad de sus compañeros; y no obstante, de una obediencia que admirable aún más. Nunca desobedece. Y cuando, después de la defensa del sacerdote de la parroquia de ir a la gruta, se le pregunta: "Si la Virgen te ordenara ir allí, ¿qué harías?’ “Volvería y le pediría permiso al párroco", responde. Las apariciones marcaron el punto de inflexión en la vida de Bernadette.

"¡Si la Virgen me eligió, es porque yo era la más ignorante!"

Durante ocho años, incluidos seis en el hospicio-escuela de Lourdes, mientras se recupera de su atraso académico, Bernadette descubrirá uno por uno los secretos de la vida teológica. Bernadette tenía veintidós años cuando, el 7 de julio de 1864, después de haber dudado entre varias congregaciones, llegó como novicia a las Hermanas de la Caridad en el Convento San Gildard en Nevers. Salir de Lourdes fue para ella muy duro. Pero Bernadette sabe que no damos nada hasta que damos todo. Su posición es delicada: para el mundo, ella es una celebridad. Compramos su foto. Los periódicos la citan en portada. Con las hermanas, la adulación externa se compensa tratándola sin ninguna otra consideración que la de los más ignorados internos de la casa.

Esta doble situación solo profundiza la humildad de Bernadette, quien, como otra pastora, la de Domremy, nunca se dejó  embaucar por la gloria mundana. Cuando los visitantes preguntan por ella, se queja directamente a las hermanas: "Muéstrenme como un buey graso". Ella desalienta todas las marcas de respeto que considera inapropiadas: "Acaso yo no sé que si la Virgen me eligió, es porque era la más ignorante". Uno piensa en Juana de Arco cuando, acusada de mentir, la amenazan con la cárcel: "Estoy lista, responde, métanme, y  que la puerta esté bien cerrada", de lo contrario, escaparé"; o cuando a un sacerdote que no cree en su mensaje, ella le responde con serenidad: "La Virgen no me dijo que le hiciera creer ".

Hermana María Bernard en Nevers

Todos los interrogatorios tuvieron el mismo perfil: respuestas claras  con la fuerza de la verdad y la audacia marcial de su libertad interior. ¿La nostalgia de la tierra? "Es el garfio villano". Era sobre todo para ocultarse que ella hizo esta elección. Muy  íntimamente, las hermanas de Nevers atribuyen mucho valor a la presencia y  oración de esta postulante, de cuyos frutos de conversión ya han sido informadas, sus superioras no serán flexibles con ella. Así, en la distribución de responsabilidades después de la ceremonia de profesiones, Bernadette, habiendo recibido su nuevo nombre de "Hermana María-Bernard", es decretada sin cargos oficiales porque "no sirve para nada". De hecho, ayudará a atender a los enfermos y llegará a ser rápidamente excelente en esta tarea, que extraoficialmente y a pesar de los períodos de descanso forzado, debido a su delicada salud, dirigirá la enfermería del convento hasta noviembre 1873.

En esta fecha, una hermana es nombrada enfermera y Bernadette se convierte en simple segundona, después de siete años de mandato. Una prueba de humildad que a menudo tendría tan buenas razones para mantener sus puntos de vista. Pero, el corazón a corazón con Jesús tiene este precio: una sola aspiración, la voluntad del Padre. "Señor, que se haga tu voluntad".

¿Podemos entonces encontrar un consejo más precioso que el de ella cuando advierte sobre el activismo, la tentación de todo cristiano bueno y sano, una tentación en forma de cuatro obstáculos para nuestra vocación: "1. Multiplicidad de ocupaciones; 2.Celo fuera de lugar, como las vírgenes necias; 3. Auto-búsqueda; 4. Desaliento?

"Oh madre mía, toma mi corazón y sumérgelo en el corazón de mi Jesús"

Después de nueve años de vida religiosa activa, la Hermana María-Bernard va a vivir  su último trabajo durante cuatro años, el de una persona enferma. En los momentos de crisis calma, la enferma se encarga de pequeños trabajos de costura o decoración. Por la noche, un enorme tumor en la rodilla que  le ha deformado completamente la pierna, le impide dormir, se une a todas las misas que se celebran perpetuamente en todo el mundo. Cuanto más ofrece, más crece su amor. Ella implora a Jesús: "Prefiero ser crucificada contigo que probar sin ti todas las delicias del siglo.”

En la mañana del 16 de abril de 1879, al final de la semana, la llevan por última vez, para ponerla en un sillón porque solo puede respirar sentada. Ella toma un crucifijo que posa sobre su corazón. Cuando una hermana le pregunta si está sufriendo mucho, susurra: "Todo esto es bueno para el Cielo". Y a las tres de la tarde, expira después de repetir "María, Madre de Dios, ruega por mí, pobre pecadora", dos veces.