Argelia

Argelia : antigua tierra cristiana y mariana

Argelia fue tierra cristiana y mariana desde el siglo II después de Cristo.

En efecto, la antigua Numidia (los Bárbaros son los Numidas), Argelia fue colonizada primero, mucho tiempo antes de la era cristiana, por los Fenicios que instalaron a lo largo de sus costas puestos de comercio, mientras que los Bárbaros vivían en el interior del país.

Pero desde el siglo II antes de Cristo, el antiguo Reino numida pasa bajo la dominación del Imperio romano: colonización que dura nueve siglos, hasta la invasión de África del Norte por parte de los Árabes que tiene lugar en el siglo VII, quienes comenzaron al mismo tiempo la conquista y la islamización.

La conquista arábigo islámica fue tanto más ruda cuanto la tierra de Argelia había visto llegar a los primeros evangelizadores desde el siglo II de nuestra era y porque sus habitantes estaban profundamente romanizados. Esta región de África del Norte llega a ser incluso una comunidad cristiana floreciente.

En el Siglo III, la conversión de Constantino el Grande, Emperador de Roma hace crecer a la Iglesia en África del Norte, en esas tierras latinizadas desde hacía siglos, y donde el grado de civilización era muy avanzado.

En la costa este de la Argelia actual, Cartago, tierra natal de San Agustín, conoció un esplendor particular. Bereber cristiano, como la mayor parte de los conciudadanos de su época, Agustín llegó a ser obispo de Hipona, pero ante todo se hizo célebre por sus numerosos escritos teológicos entre los cuales destacan: “La ciudad de Dios” y “Las Confesiones”.

Recordemos que san Agustín es uno de los Padres y Doctores de la Iglesia, universalmente más conocido. 

Nuestra Señora de África ruega por nosotros y por los musulmanes

En el momento de las invasiones musulmanas, la Iglesia de África del Norte (Argelia actual) era una de las primeras comunidades de la Iglesia latina del mundo y Argelia estaba cubierta de basílicas y de otros santuarios antiguos.

La invasión árabe y la islamización del país, a partir del siglo VII, se producirá a la fuerza. En pocos siglos la Iglesia de África será diezmada y no guardará sino algunas bolsas de resistencia, esencialmente de parte de los bereberes.

Habrá que esperar la conquista de Argelia por parte de Francia, en 1830, para que la Iglesia sea reimplantada en esta región de África del Norte.

Tierra de antigua cristiandad, tierra de mártires, Argelia confiada a Nuestra Señora de África (llamada también Nuestra Señora del Atlas), aunque islamizada hoy día y sacudida por sangrientos atentados, no ha dejado nunca de respetar a la Virgen María, Ella, a quien los musulmanes mismos reconocen como la Santa Madre de Jesús y veneran.

Por otra parte, una vez construida la Basílica de Nuestra Señora de África, se inscribió en la parte superior de su altar la siguiente frase:

“Nuestra Señora de África, ruega por nosotros y por los musulmanes”.

Esta intercesión mariana inscrita en la nave de Nuestra Señora de África jamás ha sido borrada, ni por el tiempo, ni por los hechos que han sacudido el país. Está siempre ahí en el altar de la Basílica de Argel en la Argelia argelina y los musulmanes como los cristianos vienen a rezarle a María y a llevarle flores...