Kenia

Los misioneros portugueses llegaron en 1496 y dedicaron a María la capilla de su primer convento. La población local, casi completamente musulmana, era muy hostil con ellos, y los padres solo podían dirigirse a los colonizadores. La actividad misionera comenzó en 1630, pero los portugueses fueron expulsados después, las iglesias fueron destruidas y los cristianos  dispersados ​​o vendidos como esclavos.


La era moderna de la Iglesia en Kenia comenzó con la llegada de los padres del Espíritu Santo (1889), Mill Hill (1894) y los misioneros de la Consolata de Turín (1902). Confiando en el amor natural de los nativos por su madre terrenal, los misioneros han extendido el amor a María, verdadera madre de Dios y de los hombres.

En un país en gran parte polígamo, para comprender a qué amor y respeto de la mujer es llamado el hombre, el mensaje del Evangelio es un poderoso estimulante, especialmente la imagen de San José que se exilia con María y Jesús para protegerlos y alimentarlos.

Nairobi

La Iglesia del Santuario de Nairobi, construida en 1968-1971 para cumplir un voto, durante la persecución de Mau Mau,  en agosto de 1989, se convirtió en un Santuario Mariano Mariano, dedicado a la Consolata.

Otro santuario es dedicado a María Auxiliadora, inaugurado en 1994 y en manos de los salesianos.

Nairobi fue visitada por Juan Pablo II en 1985.

Tuthu

El santuario de Tuthu, dedicado a la Consolata, bendecido en 1971.

Giali (Meru)

Santuario "Nuestra Señora de la Libertad", bendecido en 1967

Las Cataratas de Thomson

Santuario "Nuestra Señora de Fátima", bendecido en 1975.

Además, hay 250 capillas y 300 misiones en las que durante el año se celebra con entusiasmo una de las fiestas marianas.

" ¡Queridísima Madre, con tu corazón de  madre, guarda las familias! Mi buena madre, necesito un milagro, ¡confío en ti! "

"Ayúdame pronto a ser simple, humilde y puro. Protege a todos los míos "

"No tengo más trabajo, no tengo dinero, madre de los pobres, ¡no lo olvides! "
_____________
Attilio GALLI, Madre della Chiesa dei Cinque Continenti, Ed Segno, Udine, 1997, p. 695-703