Togo

Los portugueses descubrieron el país en 1471, pero la evangelización comenzó en 1860, y se inició con un fracaso: los primeros dos misioneros fueron envenenados.

En 1892 llegaron otros misioneros, ellos construyeron la primera capilla en Lomé, dedicándola a Nuestra Señora de los Siete Dolores. Durante sus exploraciones, llegaron a la residencia del brujo hechicero, considerada como una ciudad llamada "Gran Bé". El hechicero los saludó amablemente y les dio una parcela de tierra. Entonces, los misioneros fijaron en un Baobab una imagen de María, Nuestra Señora del Buen Consejo; pero unos días después, la encontraron en el suelo. Sin desanimarse, lo restituyeron en su lugar y la fijaron mejor, y el 8 de diciembre de 1892, fiesta de la Inmaculada Concepción, celebraron la Misa.  Fue así como poco a poco, este lugar se convirtió en un lugar de peregrinación.

Hoy, los católicos representan casi una cuarta parte de la población. Su apego a María se manifiesta especialmente en el mes del rosario.

En Lomé, en 1953, se practica el rosario de las familias: la estatua de María se lleva de una casa a otra y las familias que la reciben rezan el rosario.
No hay santuarios marianos, pero las cuevas de Lourdes en Tomegbé, Atakpamé, Noépé y Koudjarga (a 800 metros sobre el nivel del mar) se pueden considerar como verdaderos centros de peregrinación.

De 1998 a 1999, las "apariciones" supuestamente tuvieron lugar en Tsevié. Ofrecemos un recuento en un artículo aparte.

_________
Attilio GALLI, Madre della Chiesa dei Cinque Continenti, Ed Segno, Udine, 1997