Filipinas

Filipinas: María y la historia nacional

Filipinas acoge los primeros misioneros en 1565.

Un filipino escribe: "Se puede decir que un factor decisivo en la rápida difusión del cristianismo en Filipinas ha sido la devoción a María. Los filipinos, dado su temperamento afectivo, fueron inmediatamente conquistados por el amor de la Virgen, y esto abrió el camino a una aceptación general de las verdades de la fe católica. "[1]

Los católicos representan, en el año 2000, el 83% de la población de Filipinas.

Por eso el Rosario es tan importante en Filipinas.

• El Rosario es, ante todo, el vínculo que ha mantenido la unión y la fe de los cristianos en las islas del norte que no han visto misioneros durante años y años.

• En 1646, frente a Manila, dos pequeños galeones luchaban contra las fuerzas calvinistas holandesas, constituidas de quince batallones. Antes de la batalla, los marineros católicos (españoles y filipinos) rezaron el Rosario, continuándolo  individualmente durante la lucha. En el momento más fuerte de las dificultades, hicieron "los votos Navales" prometiendo celebrar una fiesta en honor a Nuestra Señora del Rosario para agradecerle la victoria. Al final resultaron victoriosos. Este voto solo los comprometió con una fiesta, pero todo el país continuó, dicha fiesta se lleva a cabo el segundo domingo de octubre.

• A partir de 1974 se han constituido Bloques de Rosario, « Rosary block »,  es decir, grupos de familias que rezan el Rosario juntos en las casas. [2]

Devoción a María y la caída del dictador Marcos, en el año 1986.

La caída de Marcos fue la culminación de un largo proceso en el que la devoción mariana tuvo una gran influencia. En 1975, la Conferencia Episcopal emitió una carta pastoral sobre María. Los pastores en ella declararon:

"Rara vez asociamos la devoción a María con la dimensión social de la vida cristiana, sin embargo, las palabras de María en el Magníficat apuntan a una inversión del orden social en vistas al Reino de Dios. [...] La Devoción a María "Aparece en las obras, y las obras que necesitamos hoy en Filipinas son obras de justicia y liberación de la opresión".

El proceso que precedió a la caída del dictador Marcos fue vitoreado por la utilización del rosario de la Virgen María. Cuando, en 1983, Benigno Aquino fue asesinado, acababa de terminar de rezar el Rosario. Durante la campaña electoral de su viuda Corazón Aquino, muchas de las personas levantaron en alto su Rosario en señal de apoyo. Durante los acontecimientos decisivos del 22, 23 y 24 de febrero de 1986, dos millones de personas se reunieron en Manila y no hubo derramamiento de sangre. La gente salió a las calles con la estatua de María, cantó y rezó el rosario, ofreciendo comida y flores a los soldados. El poder del pueblo era el poder de María, y la victoria era la victoria de María. [3]

 Este pueblo puede expresar concretamente la presencia de María.

La Novena de Navidad incluye una procesión ritual que acompaña a María y José en su búsqueda de un hogar en Belén.

El Camino de la Cruz, cada Viernes Santo, se realiza detrás de María, y asistimos con ella la mañana de Pascua en la primera reunión con el Resucitado. [2]

________________________________________

[1] J. Riou, S.J., La adoración de la Virgen en las Filipinas in María - Estudios sobre la Virgen María - Volumen V, pág. 667 (Texto en francés).

[2] Cf. Attilio GALLI, Madre della Chiesa dei Cinque continenti, Ed. Segno, Udine, 1997, p. 435-443

[3] Cf. Le Filippine e la rivoluzione del Rosario, in « Madre di Dio », n° 2, febbraio 1995, p. 1. Clodovis Boff, Mariologia sociale. Il significato della Vergine per la società. BTC 136. Queriniana, Brescia 2007. Biblioteca contemporanea, p. 219. 


F. Breynaert