Las apariciones preparatorias del Ángel en Fátima en 1916

Lucía (22 de marzo de 1907-13 de febrero de 2005); Francisco (11 de junio de 1908-4 de abril de 1919) y su hermana Jacinta (10 de marzo de 1910-20, febrero de 1920) son tres jóvenes pastores, testigos de las apariciones de Fátima en Portugal. Lucía, convertida en Carmelita, cuenta los eventos.

La primera aparición del ángel, el acto de fe:

Me parece que debe haber sido en la primavera de 1916, que el ángel apareció por primera vez en nuestra Loca de Cabeço. Ya mencioné, en los escritos sobre Jacinta, cómo ese día nos fuimos por la ladera en busca de refugio, y cómo, después de haber merendado y rezado, comenzamos a ver a distancia, sobre los árboles que se extendían hacia el este, una luz más blanca que la nieve, que tenía la forma de un joven, luz transparente, más brillante que el cristal atravesada por los rayos del sol. A medida que se acercaba la aparición, pudimos distinguir mejor sus características. Estábamos  sorprendidos y medio absortos. No dijimos una palabra. Al llegar cerca de nosotros, el ángel nos dice:


"No tengáis miedo, soy el ángel de la paz, rezad conmigo. "
Y arrodillándose en el suelo, bajó su frente al suelo. Impulsados ​​por un movimiento sobrenatural, lo imitamos y repetimos las palabras que le escuchamos pronunciar:

Dios mío,
yo creo,
adoro, espero, y te amo
Te pido perdón por los que no creen,
 no adoran, no esperan, no te aman.

Después de repetir estas palabras tres veces, se levantó y dijo:
"Recen así. Los corazones de Jesús y María están atentos a  las súplicas. Y desapareció.

La segunda aparición del Ángel, la reparación

La segunda aparición debe haber tenido lugar a mediados del verano. Durante los días de gran calor, cuando regresábamos con el rebaño, en la mitad de la mañana, para sacarlo al prado nuevamente en la noche. Hacíamos la siesta a la sombra de los árboles que rodean el pozo, cuando de repente vimos al mismo ángel cerca de nosotros.

" ¿Qué hacéis? Orad! ¡Orad mucho! Los Santísimos Corazones de Jesús y María tienen designios de misericordia para vosotros. Ofrecedle oraciones  y sacrificios constantes al Altísimo. "
- Yo pregunté, "¿Cómo debemos sacrificarnos?”

"En todo lo que puedan, ofrezcan un sacrificio como acto de reparación, por los pecados por los cuales se ofende a Dios, y súplicas por la conversión de los pecadores. Entonces traeréis la paz a vuestra patria. Yo soy vuestro Ángel de la Guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, acepta y soporta con sumisión los sufrimientos que Dios te enviará. "

Estas palabras del Ángel se grabaron en nuestras mentes como una luz que nos hizo entender quién es Dios, cómo nos ama y quiere ser amado por nosotros, el valor del sacrificio, y cuánto éste le agrada, cómo, por medio de él, Dios convierte a los pecadores. [...]

La tercera aparición: la Eucaristía, la reparación, los dos corazones

La tercera aparición debió tener lugar en octubre o fines de septiembre, porque ya no íbamos a pasar la siesta en casa. Como ya dije en el escrito sobre Jacinta, nos fuimos de La Pregueira a La Lapa. [...] Recitamos nuestro rosario y la oración que el Ángel nos había enseñado en la primera aparición. Fue entonces cuando se nos apareció por tercera vez, sosteniendo en sus manos un cáliz y, sobre él, una Hostia de la que cayeron unas gotas de sangre. Dejando el cáliz y la Hostia suspendidos en el aire, se postró en el suelo y repitió esta oración tres veces:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,

yo te adoro profundamente

te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo,

 presente en todos los Sagrarios del mundo,

 en reparación de los ultrajes con los que El es ofendido.

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María,

te pido la conversión de los pecadores.

Luego, levantándose, tomó de nuevo en sus manos el cáliz y la Hostia, me dio la Hostia y le dio el contenido del cáliz a Jacinta y a Francisco diciendo al mismo tiempo:

"Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Cristo, horriblemente ultrajado por hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a nuestro Dios. "

Se postró de nuevo en el suelo y repitió con nosotros, tres veces más la misma oración: "Santísima Trinidad...", luego desapareció. "
Impulsados ​​por la fuerza de lo sobrenatural que nos envolvía, habíamos imitado al Ángel en todo, es decir, que nos habíamos postrado como él, y habíamos repetido las oraciones que dijo. La fuerza de la presencia de Dios fue tan intensa que nos absorbió y aniquiló casi por completo

Sor LucíaMemoirias de sœur Lucie, Vice-Postulaçao dos videntes, Fatima 1991, p. 157-162