Nuestra Señora de Altötting

Nuestra Señora de Altötting es un santuario bávaro situado en Alemania del Sur, cuya Virgen Negra data del siglo IX. 

La peregrinación llega a ser célebre sobre todo a partir del siglo XV

Desde la Edad Media, sin embargo, las Casas reinantes de Alemania se sucedieron en ejercicios de devoción a Nuestra Señora de Altötting, cuya capilla conserva todavía en una urna los corazones de los duques y reyes de la familia de Wittelsbach (familia de la célebre emperatriz «Sissi » así como los restos del piadoso comandante Tilly.

Durante el periodo terrible del nazismo, el santuario y sus peregrinos fueron perseguidos; sin embargo la afluencia hacia el santuario de Nuestra Señora de Altötting se vio duplicado.

En 1934, se canoniza incluso al hermano capuchino Conrad de Parzham (muerto en 1894) quien toda su vida había sido portero del convento capuchino de Altötting y  tenía una piedad mariana ardiente.

!Ese año más de un medio millón de peregrinos vinieron en peregrinación a Altötting !

Cuentan que durante la segunda guerra mundial, las tropas nazis de la S.S. al ver llegar el ejército americano, se  atrincheraron en el convento de Altötting después de fusilar al decano. Los americanos les advirtieron que iban a bombardear el lugar si no encendían la luz, entonces, un valiente peregrino entró y consiguió encender la luz, pagaría con su vida ese acto valiente  pero el santuario fue salvado de la destrucción.

Hoy día, un millón de fieles viene cada año al santuario de Nuestra Señora de Altötting, a rezar.