Tiempos modernos

El descubrimiento de America por Cristobal Colón en 1492 marca el inicio de los tiempos modernos, periodo de la Historia que se extiende hasta nuestros dias.

Entre los grandes testigos  de la fé, San Ignacio de Loyola abre estos nuevos tiempos ; él funda la orden de la Compañía de Jesus, conocida como de los Jesuitas y muy rápido uno de sus primeros hijos espirituales, San Francisco Javier parte a la evangelización de  las Indias y el Japón : estamos a inicios del siglo XVI (el de la Reforma protestante). Un siglo que  es también el de los célebres misticos San Juan de la Cruz, y Santa Teresa de Avila Doctor de la Iglesia. El XVI es también el siglo de aquel otro jesuita, Sant Roberto Bellarmin, del cual las Controversias refutaron punto por punto la Reforma protestante. Siglo de San Francisco de Sales y de la "Introducción a la vida devota"  y cofundador con Santa Juana de Chantal, de la orden marial de la Visitación.

El siglo XVII ofrece a la iglesia a San Juan Eudes, fundador de la "Comañía de Jesús y María", Santa Veronica Giuliani, San José de Cupertino, San Luis María Grignon de Montfort, con el "Tratado de la verdadera devoción de la Virgen"...

En cuanto al siglo  XVIIIe , éste se ilustra con el dominio de la teología mariana, el de San Alfonso de Liguori, Doctor y autor de un "best-seller" de la época : "Las glorias de María".

Con el siglo XIX , comienza un tiempo de renovación espiritual

Con San Serafin de Sarov, hermita y teólogo del Espiritu Santo en la Ortodoxia, y San Juan María Vianney (Cura de Ars; santo patrón de los sacerdotes del mundo entero) por otra parte el siglo XIX, es un siglo que conoce una gran renovación en la santidad, en particular en Francia  después de los tiempos de persecuciones sangrientas de la Revolución (1789-1794). Entre los grandes testigos de la fé en aquella época se cuenta a un combertido del anglicanismo, el Cardenal J.-H. Newman ; el apologeta Augusto Nicolas, precursor de  la mariología moderna ; san Juan Bosco ; santa María Lataste, mistica; santa Bernardina de Soubirous a la que se apareció la santa Virgen en Lourdes ; santa Teresa del Niño Jesús, Doctor de la Iglesia...

San Padre Pio, San Maximiliano Kolbe, Santa Faustina Kowalska, la beata madre Teresa... son todos gigantes de la santidad en el siglo XX. Universalmente conocidos durante su vida, fueron llevados muy rapidamente a los altares tras la muerte. Pero el siglo XX será recordado como el que más martires ha dado a la Iglesia  en toda su historia ... Además de los miles de sacerdotes y religiosas como Edith Stein (judía convertida y monja carmelita), suprimidos en los campos de la muerte nazis, además de los miles de confesores de la fé caidos victimas de las persecuciones de Estalin. Recordemos particularmente también a aquellos sacerdotes caidos durante la Guerra Civil en España, y en las guerras civiles en America Latina, los muertos en Uganda, y a los martires de China y de Vietnam que a todo lo largo de este siglo de violencia dieron su vida por la palabra de Dios. Sin olvidar , en los últimos años del siglo XX,  a los siete monjes martires de Tiberina en Argelia, caidos junto al padre Christian de Chergé.