La aparición de Nuestra Señora del Pilar (Ana-Catalina Emmerich)

Anna Katharina Emmerick (1774-1824) es una religiosa y mística alemana (estigmatizada), beatificada por el Papa Juan Pablo II en 2004.

 Tuvo muchas visiones, que tienen el estatuto de revelación privada cuyo papel no es "completar la Revelación definitiva de Cristo, sino de ayudar a vivirla más plenamente en un momento determinado de la historia" [ 1] y no estamos obligados a creerlo.

En términos generales, en sus visiones, se han señalado  muchos préstamos (alimentó su vida de oración mientras escuchaba las enseñanzas) y muchas precisiones topográficas sorprendentes (que sugieren que estas visiones tienen un origen sobrenatural).

La visión a continuación atribuye el santuario de Nuestra Señora del Pilar, como la antigua tradición, a una aparición de la Virgen María al apóstol Santiago.

Vi a Santiago, después de su regreso a Zaragoza, muy inquieto debido a una persecución que estaba comenzando y que amenazaba la existencia de la comunidad cristiana. Era de  noche, cuando rezaba con algunos discípulos junto al río, frente a las murallas de la ciudad. Los discípulos estaban dispersos y tirados en el suelo y yo me dije: "Así estaba Jesucristo en el Monte de los Olivos". Santiago estaba acostado de espaldas con los brazos extendidos en cruz: rezaba a Dios para que le hiciera saber si debía huir o quedarse. Pensó en la Virgen y le suplicó que rezara con él para pedirle consejo y asistencia a su Hijo, lo cual su madre no se negaría a concederle.

Entonces vi una luz deslumbrante brillar de repente en el cielo sobre él, y aparecieron unos ángeles que cantaban canciones admirables: llevaban entre ellos una columna de luz de cuyo pie salió un rayo suelto que llegó a tocar el suelo dos pasos por delante de los pies del apóstol como para marcar un lugar.

La columna era de color rojizo, con una mezcla de otros colores que se formaban como vetas: era muy alta y muy delgada y terminaba como un lirio con pétalos luminosos que florecían para formar una corola: uno de ellos se alargaba y se movía  hacia el lado oeste, en dirección a Compostela.

En esa flor resplandeciente, vi la figura de la Virgen: era de una blancura diáfana, con reflejos más suaves y más hermosos que los de la seda cruda, y tenía la actitud que era común en ella cuando rezaba de pie. Tenía las manos entrelazadas: su largo velo levantado sobre su cabeza le caía desde atrás sobre los hombros cubriéndola hasta los pies: sobresalía  esbelta y con gracia, en medio de los cinco pétalos que formaban la flor luminosa. Era algo maravillosamente bello.

Vi que Santiago se puso de rodillas mientras oraba y que recibió de María la advertencia interna de que tenía que erigir una iglesia en este lugar sin demora, porque la intercesión de María debía arraigarse e implantarse allí, como una columna.  Al mismo tiempo, María le dijo que después de construir la casa de Dios, él debería ir a Jerusalén.

Y Santiago se levantó y llamó a los discípulos  que ya  corrían hacia él, pues habían escuchado las canciones y visto la luz; él les contó, entonces, las maravillas que había visto, y todos siguieron la luz  que  se desvanecía ante sus ojos.

________________________________________

[1] Catecismo de la Iglesia Católica 67

________________________________________

Anne-Catherine Emmerich, Vida de N. S. Jesucristo, capítulo 14