Preguntas sobre fe, vida, sociedad

"A través del poder de la cruz, el juicio del mundo y la victoria del Crucificado aparecen en plena luz", dice la liturgia pascual.

Fabrice Hadjadj (en una contribución publicada en el libro "¿Qué es la verdad?") se refiere a esta cuestión de la verdad diciendo:

  • 1 ° / la verdad debe encarnarse en una persona; porque si  no, es solo una ideología y no tiene consecuencias
  • 2 ° / debe unir no al hombre en general como lo hacen las ideologías, sino a individuos concretos, de lo contrario se sacrifica en nombre del ideal superior
  • 3 ° / cuando la luz de la verdad ilumina el mundo lo apreciamos pero cuando nos ilumina con nuestros pecados es insoportable y queremos deshacernos de él
  • 4 ° / la verdad debe tener en cuenta la muerte que produce temor porque uno  se apega a la vida y las sabidurías que invitan a desprenderse de la vida para no sufrir la muerte son en realidad falsas: uno  hace el muerto para no sentir el mordisco de la muerte, pero la verdad que no debe disminuir mi amor por la vida y no oscurecer nada de mi lucidez frente a la muerte, aspira necesariamente a algo así como una resurrección.

En definitiva, la verdad es Jesús y podemos decir que en la Cruz aparece a plena luz el juicio del mundo porque la Cruz muestra que quien es la Verdad, la Bondad, el Inocente provoca el odio del mundo y finalmente es ejecutado por el mundo: es, por tanto, una clara enseñanza que se nos manifiesta. El mundo es juzgado porque demostró en la Cruz que fue llevado en su lógica al punto de torturar y matar la Verdad, la Bondad y la Inocencia absolutas.

La victoria de Cristo es que glorificó a Dios frente a este estallido de odio al mundo, mostrando quién es Dios: Amor, Perdón, Misericordia Infinita, quienes demuestran ser muy superiores a todo el odio del mundo y capaces de dominarlos, engullirlos y derrotarlos.

"Ahora es cuando va a ser juzgado este mundo; ahora el príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y yo, cuando sea levantado de la tierra, a todos los atraeré hacia mí".(Jn 12, 31-32)
En todas nuestras preguntas sobre la fe, la vida y la sociedad, debemos buscar la verdad, incluso si los Padres de la Iglesia nos advierten de la dificultad de dicha tarea:

"La verdad sabe que está en este mundo como un extranjero" (Tertuliano)